+58 4143694698 sam@law-svm.com

 

La figura procesal del avocamiento establecida en los artículos 106 al 109 de la Ley del Tribunal Supremo de Justicia, no es una figura de sustitución de los medios ordinarios para la tutela de los derechos o intereses de los justiciables, pues sólo procede en casos graves o de escandalosas violaciones al ordenamiento jurídico, que perjudique ostensiblemente la imagen del Poder Judicial, la paz pública, la decencia o la institucionalidad democrática venezolana y cuando no exista otro medio procesal que procure la restitución de la situación jurídica presuntamente infringida y que es la vía idónea para tutelar los derechos fundamentales de los ciudadanos. (Sentencia Sala Penal Nro. 63 del 19 de marzo de 2012).

De igual modo, para su procedencia se exige el cumplimiento de los siguientes requisitos, los cuales son concurrentes :

1) Que el solicitante esté legitimado para pedir el avocamiento por tener interés en la causa, o en su defecto, salvo que la Sala de conozca la petición lo considere pertinente;

 

2) Que el proceso cuyo avocamiento se solicite debe cursar ante un tribunal cualquiera sea su jerarquía y especialidad, con independencia de la etapa o fase procesal en que se encuentre;

 

3) Que la solicitud de avocamiento no sea contraria al orden jurídico, vale decir, no debe ser contraria a las normas contenidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela;

 

4) Que la solicitud se interponga una vez ejercidos los recursos ordinarios ante la autoridad competente y sin éxito; esto es, que las irregularidades que se alegan deben haber sido oportunamente reclamadas sin el resultado esperado. se evidencian graves desórdenes procesales o escandalosas violaciones al ordenamiento jurídico que perjudiquen ostensiblemente la imagen del Poder Judicial, la paz pública o la institucionalidad democrática;

 

Caso de éxito

 

Esta petición constitucional, al igual que el recurso de revisión constitucional, es un medio de defensa importante para contrastar a las decisiones que sean escandalosas y atenten en contra del orden constitucional, y en nuestra firma acompañamos a los interesados para ejercerlo de forma eficaz y sistemática.

468